Acércate mujer de piel húmeda

Como beso dolorido,

De ojos infinitos donde la soledad llora

Lágrimas de luna huérfana.

 

Ven aquí mujer

De tallo delicado,

De cintura de alabastro

Donde el mar deshoja anturios de corolas delicadas.

 

Ven aquí mujer

De figura de niebla,

De caminar despierto como paso de gacela,

De olor a primavera como flor recién abierta.

 

Ven mujer de mi quimera,

Tómame en tus brazos,

Toma mi pasión enloquecida

Y entiérrala en tu huerta.

 

Ven y regálame tu fuerza,

Enscóndeme en tus gritos,

Muérete en el éxtasis

Y luego resucita…

 

Cuando despiertes en mi pecho

Y poco a poco se calmen  los suspiros,

Deja que tus lágrimas

Gozosas se aniden en mis labios.

Salir de la versión móvil