Si se estigmatiza el paro se radicaliza

Si se estigmatiza el paro se radicaliza

Si se continúa estigmatizando a los estudiantes que están en el paro nacional, si se les sigue tildando de socialistas, comunistas y cosas por el estilo, cuando están demostrando hasta la saciedad su deseo de cambio, de que el gobierno los escuche, sin acudir al vandalismo que se ha presentado y que aún no se determina exactamente quién lo promueve, el paro continuará indefinidamente y los estudiantes se radicalizarán, llevándose a su lado gran parte de la opinió nacional que aún no toma cartas en el asunto.

Dylan Cruz es la víctima que el paro requería para tener un héroe como disculpa para la protesta persistente y cada día más generalizada; Dylan no era un maldito comunista, un infiltrado o algo por el estilo, era un hijo de familia de clase media, un estudiante que en el calor propio de su juventud salió a La calle a protestar porque estaba tomando conciencia de las realidades que vive el país y entendía que se necesitaba un cambio; las afortunadas declaraciones de su hermana al recibir por él el título de bachiller, pidiendo que se tomara su sacrificio como bandera de paz y no de violencia, sirvió enormemente para calmar los ánimos por la muerte del estudiante; otra cosa hubiese sucedido si en su justo dolor hubiese clamado venganza; las consecuencias habrían sido catastróficas.

Las protestas de Neiva que terminaron en revuelta por la acción vandálica de los encapuchados, con un policía gravemente herido por una papa bomba, son la antítesis de lo que quieren los estudiantes, de la forma de protestar, porque los estudiantes utilizan la música, el arte, las cacerolas, la arenga y en todas sus declaraciones repudian la violencia; han entendido meridianamente que mientras ellos protestan contra la política económica del gobierno, el gobierno le está metiendo goles al país con una reforma tributaria en el Congreso, con el Holding Financiero por Decreto Ley que permitirá privatizar las grandes empresas del Estado como Colpensiones, icetex y muchas otras que suman un capital de más de 18 Billones de pesos; los estudiantes ya no tragan entero y mientras no se les escuche y se tomen medidas acordes con su exigencias, el paro seguirá y eso no se le puede atribuir a ninguna organización clandestina o terrorista.

Acertadamente el Presidente Duque ha llamado al diálogo, a las mesas de concertación, pero ese diálogo debe se sobre las exigencias de la gente, de los obreros, los sindicalistas, los docentes, los estudianes; no un diálogo para profundizar en su programa de gobierno, para seguir con las mismas, para seguir escudándose con el cuento de que tiene el consenso de todos los partidos políticos; no, los políticos están callados y con la cola entre las piernas porque saben meridianamente que ellos son los culpables de muchas de las cosas que están pasando, de muchos de los casos de corrupción.

Entonces no estigmaticemos la protesta estudiantil, el gobierno y ciertos sectores retrógrados estancados en las doctrinas del siglo pasado no deben hacerlo, por el contrario se les deben facilitar el camino de la protesta en paz pero de forma contundente y sentida; si se les estigmatiza y no se les escucha, el paro se agudizará, prolongará, y lo que es peor, se radicalizará generando la violencia necesaria que justifique su represión.

Comentarios

comentar