Edilberto Valencia Méndez

El anuncio del alcalde de Florencia Luis Antonio Ruiz Cicery, en el sentido de que la ciudad es el tercer destino eco-turístico más barato del país, prendió las expectativas de los hoteleros y comerciantes de la ciudad que podría convertirse en epicentro de una súbita oleada de turistas de todo el país, toda vez que Santa Marta y en general la Costa Atlántica, soportan un tercer pico de la pandemia y por ende las medidas restrictivas no lo hacen atractivo para visitarlo.

Es inocultable que Florencia y el Caquetá necesitan con urgencia reactivar su economía. Florencia tiene una buena capacidad hotelera y numerosos restaurantes, solo faltaría por ver si tienen las medidas de bioseguridad suficientes para atender una oleada de turistas, pero también es inocultable que municipios como Morelia, Belén y San José del Fragua, no tienen capacidad hotelera, ni restaurantes suficientes ni mucho menos las medidas de bioseguridad necesarias para atender un numeroso grupo de turistas en Semana Santa, pues Luis Cicery también dijo que esos municipios eran destino turísticos baratos.

El Arzobispo de la Arquidiócesis de Florencia Omar de Jesús Mejía Giraldo, dio ejemplo de prudencia al impartir instrucciones a sus sacerdotes, para que no hicieran eventos religiosos con aglomeraciones de personas y todas las actividades de la Semana Mayor se realizaran teniendo en cuenta las medidas de bioseguridad para evitar cualquier contagio. Eso se debe tener en cuenta en los municipios que actualmente no tienen capacidad hotelera ni la logística necesaria para recibir sorpresivamente oleadas de turistas.

Las autoridades de salud a nivel nacional, recomiendan perentoriamente, el no visitar a parientes y allegados en Semana Santa, para evitar otro pico de contagio como el que sucedió con las fiestas navideñas. Así es que Semana Santa, al menos por esta vez, tiene que ser un espacio de recogimiento y no un tiempo de rumba donde el contagio del Coronavirus nuevamente coja fuerza generando más y más dolorosas víctimas. El Caquetá no requiere de contagio en la Semana más sagrada del año.

Comentarios

comentar