Pésimo balance del puente festivo

Pésimo balance del puente festivo

Un voraz incendio que significó la pérdida total de un importante almacén y de la empresa que maneja el acueducto de Florencia, sumado al pésimo comportamiento de muchos ciudadanos durante el pasado puente festivo, es el balance que presentó a la ciudadanía el Comandante de policía Caquetá, Coronel Óscar Andrés Lamprea Pinzón.

Ayer, un incendio en el centro, frente al parque Santander, tuvo como resultado la destrucción total de la oficina de servicios públicos SERVAF, que maneja el acueducto y el alcantarillado de Florencia, destruyó totalmente las oficinas de esa entidad, que actualmente vive una pugna por el control de la misma.

Contiguo a ese edificio el almacén «Todo a mil», que anteriormente se denominaba «Tierra Santa», también fue destruido totalmente por las llamas.

La oportuna intervención de los bomberos de Florencia, apoyados con dos máquinas, una más de la Aeronáutica Civil y un carro tanque de la Oficina de Gestión de Riesgos, evitó que se incendiara el edificio de la alcaldía y el edificio Jorge Eliécer Gaitán contiguos al incendio.

Por otra parte el alto oficial, contrariado por el pésimo comportamiento ciudadano durante el puente festivo, en el cual hubo excesos en el consumo de licor y numerosas riñas, además la violación por parte de los curiosos, de las medidas de bioseguridad ayer, en el parque Santander, durante el incendio.

El alcalde encargado Fabián Escudero, dijo que el incendio se había iniciado en el almacén «Todo a mil», pero que aún no se iniciaba la investigación al respecto.

Faltan dos puentes festivos y tal parece que muchos ciudadanos se sienten acorralados por la cuarentena y cómo desesperados, esperan la menor oportunidad y la primera disculpa, para dar rienda suelta a sus instintos primarios.

Esta actitud ciudadana es pésima, pone en riesgo de contagio a todo 8 el mundo y nos indica a las claras que aún no entendemos que con esta actitud errada, no sólo ponemos en peligro a los ciudadanos en general, sino a nosotros mismos y a nuestras propias familias.

Comentarios

comentar