El paro nacional contra la reforma tributaria del Presidente Iván Duque y del Ministro Carrasquilla, arranca mañana en el punto más alto del pico de la pandemia, con prohibición Judicial de marchas en Bogotá y con claro tinte político con miras a las elecciones presidenciales del año entrante. Veamos por qué:

Hace apenas algunas horas el Tribunal Superior de Cundinamarca ordenó a los alcaldes de ese departamento, que revoquen los permisos para las marchas de mañana, orden que no acatan los organizadores del paro y marchas que se dan, sobre todo la de Bogotá, con un promedio diario de más de 400 muertos por la pandemia y con las UCI al borde del colapso.

Por otro lado en la arena política a nivel nacional, el Ex-Presidente César Gaviria dijo que el partido Liberal no apoyará la reforma tributaria y le pidió al Ministro Alberto Carrasquilla que no lo amenazara, que él no le había temido a Pablo Escobar, mucho menos al Ministro con sus amenazas

.Se prevé que mañana 28 de abril del 2021, las marchas en las principales ciudades del país van a ser multitudinarias y con el gravísimo peligro que conlleva este tipo de aglomeraciones para incrementar la pandemia y el peligro real que significan los infiltrados a las marchas produciendo desorden, eventos que debió prever el Presidente y su Ministro antes de presentar la reforma en un panorama tan complejo.

Vistas así las cosas la salida del Ministro de los huevos a 1800 pesos la docena es inminente, lo mismo que el unimiento de la controvertida reforma tributaria. Ojalá eso sí, los colombianos aprendamos a reconocer el síndrome de la gallina de Stalin y no continuemos detrás de los políticos agradecidos por cualquier limosna y ojalá que los partidos políticos con amplia tradición no continúen apoyando a los gobiernos de turno por las migajas que les representa Ministerios, Gerencias y contratos.

Comentarios

comentar