Las declaraciones dadas por la Secretaria de Gobierno departamental Sandra Rodriguez Pretelt y por un acto oficial de la policía, al término del Consejo de Seguridad realizado en Florencia, después del asesinato de dos patrulleros en Puerto Rico y tres civiles en Cartagena del Chairá, son verdaderos paños de agua tibia. Veamos por qué:

Aparte de la recompensa de 100 millones de pesos por los asesinos de los patrulleros y el anuncio de patrullaje conjunto ejército y policía, nada llama la atención; por eso el gobernador Arnulfo Gasca Trujillo ya se había mostrado muy molesto ante los medios, porque según él es inconcebible que se asesine a dos policías en Puerto Rico, a plena luz del día, con dos batallones y un puesto de Policía.

También dijo que solo falta que lo asesinen a él o a algunos alcaldes, para que el Ejército y la Policía no sigan diciendo que los panfletos en los cuales los declararon objetivo militar, son falsos.

Según informaciones fragmentarias denunciadas por algunos medios, una de la tres víctimas de Cartagena del Chairá era el reinsertado de las FARC firmante No 270 de los acuerdos de paz y el firmante No 20 asesinado en el Caquetá.

Además de esta masacre, del asesinato de los patrulleros de Puerto Rico, y del asesinato de un policía en Solita, aún no se sabe nada de la investigación del asesinato del ex-gobernador Germán Medina Triviño hace un mes. Por eso la ciudadanía esperaba medidas más contundentes.

Las amenazas que obligaron al alcalde de Cartagena del Chairá Edilberto Molina a salir de su municipio para regresar luego de la muerte de quien lo amenazó, el asesinato del ex-gobernador, del Policía de Solita, de los patrulleros de Puerto Rico, la masacre de Cartagena del Chairá y los panfletos amenazadores, son señales inequívocas de que la violencia a regresado al Caquetá. Por eso la ciudadanía esperaba medidas más contundentes al término del Consejo de Seguridad y no paños de agua tibia como evidentemente sucedió y al menos que al gobernador se le dote de vehículos blindados para sus desplazamientos.

Comentarios

comentar