Edilberto Valencia Méndez

La Secretaria de Educación del Caquetá Yovana Marcela Peña Rojas, ha tenido que librar duras batallas en lo que lleva en su trabajo al frente de la educación en el departamento; y lo ha hecho con éxito, en el manejo de la presencialidad y la virtualidad en la pandemia, en las relaciones con el sindicato de los profesores, en la articulación de actividades con más de 1400 instituciones educativas a su cargo, e incluso, pudo pasar el tragua amargo de una tutela que por poco la lleva a la cárcel por 5 días y la pone a pagar una multa de dos salarios mínimos.

En cuanto a la tutela por desacato, debido a que supuestamente no había querido nombrar a un docente para una institución educativa de la zona rural de Cartagena del Chairá, la Secretaria pudo comprobar que había nombrado a una docente, la cual renunció luego a otra que ya se posesionó en una escuela que queda a 4 horas de Cartagena del Chairá. La funcionaria casi es víctima de lo que acontece en el país con algunos jueces que por desconocer a fondo una situación, toman decisiones que en muchos casos no son acertadas.

Ahora le toca a la funcionaria enfrentar otra batalla y esa batalla son los 800 docentes que quedaron sin empleo porque no se presentaron a la convocatoria o porque no pasaron; muy posiblemente tendrá que enfrentar numerosas demandas ante lo complejo de la situación. Lo positivo en Peña Rojas es que está trabajando articuladamente con el Ministerio de Educación, la Comisión Nacional del Servicio Civil y los docentes en el manejo de este problema.

Y de la misma forma enfrentó la dura batalla del paso de la virtualidad a la presencialidad educativa. Presionada por el gobierno nacional afanado por presentar resultados del regreso a clases y por AICA que se oponía a ese regreso por considerar que no había condiciones de bioseguridad en las escuelas y colegios, Yovana Marcela trabajó como una hormiguita, visitó todos los municipios, articuló con los rectores y los docentes, suministró gran cantidad de elementos de bioseguridad y poco a poco logró que el regreso a clases fuera un éxito. Otra batalla que ganó.

Yovana Marcela Peña Rojas es sin dudarlo, un ejemplo de tesón y trabajo; son muchas las batallas que aún tiene que efrentarlas, pero a no dudarlo lo hará y saldrá adelante. Es una de esas pocas funcionarias que enfrenta los problemas con decisión y no se quedan en su escritorio esperando que sus equipos los solucione. A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César, justo reconocimiento a quien de verdad se gana su salario.

Comentarios

comentar