“la Tortuga” en Belén, ejemplo de trabajo comunitacio

“la Tortuga” en Belén, ejemplo de trabajo comunitacio

En el parque principal de Belén el ingeniero de la USAID, me recogió para llevarme a “la Tortuga”, una vereda jurisdicción de ese municipio en la inspección de la Mono, donde se inauguraba una placa huella construido por esa ONG, gestionada por el alcalde que termina Edilmer Leonardo Ducuara Cubillos y construida en su totalidad por la comunidad de dicha vereda.

 

Después de un recorrido aproximado de una hora, por una carretera al inicio pavimentada, según el ingeniero por la Gobernación del Caquetá con recursos de la OCAD, llegamos a la Mono, ya en sitio destapado, para luego de unos 8 o 10 kilómetros más por carretera destapada, con algunos tramos algo difíciles, llegamos a la Tortuga, donde había una carpa instalada en plena placa huella, que no queda por demás decir, estaba excelentemente construida, con sus respectivos drenajes, alcantarillas y cunetas.

 

En la carpa estaban todos los vecinos de la vereda, encabezados por su Presidente  Rafael Guillermo Vaquero, un campesino carismático y enérgico que tomó la vocería para indicar que la obra consistía en cuatro alcantarillas y 160 metros líneales de placa huella, en una empinada pendiente que era un verdadero punto crítico para el transporte de la leche y los productos del campo, especialmente en invierno.

El Presidente recalcó que se hicieron 195 metros de placa huella en vez de los 160 previstos, porque tal como lo había solicitado el alcalde,  los recursos del proyecto los manejó directamente la comunidad y por eso habían rendido de tal forma que se pudieron construir, con el mismo presupuesto, 35 metros más.

 

La obra tuvo un costo de 206 millones de pesos, fue financiada por la USAID, construida en su totalidad por la comunidad con la asesoría de un ingeniero, mientras la alcaldía de Belén aportó 22 millones de pesos en maquinaria y el ingeniero interventor del proyecto.

 

La obra beneficia a los habitantes de la Tortuga y la vereda el Venadito, además de que en Puerto Torres se construyó otra placa huella que beneficia otras comunidades.

 

Por su parte el alcalde Leonardo Ducuara, dijo que tuvo conocimiento de las actividades que realiza la empresa Alianzas Comerciales de la USAID, un programa que lidera el Señor Nelson Andrade en el Caquetá, logrando su apoyo para varios tramos de placa huellas en sectores muy difíciles, como sed hizo el año pasado en el sector de la cordillera en la carretera que va a la vereda la Pradera y dos tramos más en el Plan, el de la Tortuga y el de Fragua Delicias en Puerto Torres.

 

Al referirse al tramo de carretera que está sin asfaltar, Ducuara Cubillos resaltó que ya las comunidades estuvieron en conversación directa con el gobernador electo Arnulfo Gasca Trujillo, quien se comprometió inicialmente con 10 kilómetros más de pavimentación, razón por la cual ya se están haciendo los estudios para formular el proyecto, trabajo que le corresponderá al nuevo alcalde Tomás Rosero Barrera.

 

Pero hay algo que nos llamó poderosamenrte la atención y fue el notorio empoderamiento de la comunidad con este tipó de obras; hombres y mujeres participan en una minga constante, en un esfuerzo común que permite que las obras se hagan a tiempo, que los recursos rindan y que la calidad de vida de los campesinos mejore con las obras. La Tortuga en Belén de los Andaquíes, es un claro ejemplo de trabajo comunitario.

Comentarios

comentar