Florencia. En treinta buses mixtos procedentes del municipio de Altamira en el departamento del Huila, regresaron hoy al Caquetá los indígenas y campesinos que se encontraban en paro en esa localidad y que durante 40 días ocasionaron serias dificultades a la movilidad del Caquetá con el interior del país afectando gravemente su economía.

El gobernador del Caquetá Arnulfo Gasca Trujillo, quien acompañó todo el proceso y sirvió como garante para el cumplimiento de los acuerdos logrados, manifestó su complacencia por el comportamiento de los campesinos y los indígenas que hicieron una protesta pacífica sin daños a la infraestructura oficial o privada y a su vez indicó que las mesas de negociación continuarán la próxima semana en el departamento del Caquetá, agradeciendo además el apoyo permanente a los diálogos por parte del gobernador del Huila Luis Enrique Dussán y por parte del gobierno nacional que durante todo el tiempo acompañaron el proceso.

Por último uno de los voceros del paro manifestó que al continuar el proceso de negociación en el Caquetá y teniendo como garante al gobernador y su equipo de trabajo, velarán porque los acuerdos se cumplan para evitar que nuevamente se tenga que continuar en la protesta pues según los campesinos y los indígenas, el gobierno nacional continúa en deuda con esos sectores de la población.

Salir de la versión móvil