El salvaje ataque del monstruo de El Chicó

El salvaje ataque del monstruo de El Chicó

Anonadados los colombianos nos enteramos por los medios de comunicación, del salvaje ataque del Monstruo de El Chicó, el arquitecto Rafael Uribe Noguera, un miembro de la élite social colombiana que, según las autoridades de policía y la Fiscalía, es acusado de secuestrar, torturar, violar y asesinar a la niña Yuliana Andrea Samboní Muñoz, una pequeñín de tan solo 7 añitos que el monstruo cazó como a un animal en el barrio Bosque Calderón de Bogotá, la subió a la fuerza a la lujosa camioneta de su hermano, se la llevó a su apartamento, la violó, torturó y asesinó, en un acto de violencia inaudita que solo es comparable con los horribles crímenes del Monstruo de Los Andes, el odiado y pervertido Garavito. 

Las pruebas que tiene La Fiscalía son contundentes, según los medios de comunicación que por fin le dieron el despliegue que necesita el horrible crimen; entre esas pruebas está el video en el cual el monstruo sube a la niña a la camioneta, la llegada a su lujoso apartamento, el cuerpo desnudo de la niña, parte de su ropa en las cañerías, un zapatico en el apartamento y otro en la camioneta y además, el testimonio de su hermano quien dice que confesó su crimen y que lo internó en la clínica cardiovascular Navarra porque en La Clínica Monserrate no lo quisieron recibir.

Rafael Uribe NogueraRafael Uribe Noguera

 Las dudas por la efectividad de la justicia no se han hecho esperar; Uribe Noguera es un hombre de la élite bogotana, estudió en el Gimnasio Moderno y se graduó como arquitecto en La Javeriana, trabaja en la empresa Lascaux Construcciones SAS de la familia y su hermano Francisco es socio del prestigioso bufete de abogados Brigard y Urrutia; precisamente su hermano y su hermana, según lo dijo el Fiscal General de la República, serán investigados por posible alteración de la escena del crimen porque estuvieron por cinco horas en el apartamento donde apareció la niña y no avisaron a la policía, además la pequeña quien apareció debajo del jacuzzi, había sido bañada para eliminar fluidos y otras pruebas.

508329_1

 Y el monstruo está en la clínica donde le leyeron sus derechos y ya se especula sobre una posible cirugía, un cateterismo y también se especula sobre posibles problemas mentales, sobredosis de drogas, en fin, se está comenzando a armar el rompecabezas elitista para buscar, al menos por ahora, darle casa por cárcel, esperar que las cosas se calmen y luego cuando menos se espera, verlo de nuevo en la calle listo para atacar otra presa.

 Nadie, absolutamente nadie que no haya pasado por una situación tan aterradora, puede sentir lo que ahora sienten los padres de Yuliana, lo que imaginan, lo que imagina la madre de la niña que nunca podrá borrar de su memoria las terribles escenas de tan fatídico suceso, y si a eso se llega a sumar que en poco tiempo tendremos en la calle a ese monstruo inconcebible, nuestra fe en la justicia y nuestras creencias morales, caerán como toneladas de basura maloliente en la conciencia de los jueces que se presten a tan malévola patraña.

Comentarios

comentar