«El Colono de Oro» en agonía

«El Colono de Oro» en agonía

Definitivamente la pandemia del Covid-19 le está dando la estocada final al Festival Nacional «El Colono de Oro», que en su edición virtual No 29, únicamente para el Caquetá es el estertor final para un evento que en épocas pasadas fue la tarjeta de presentación del Caquetá a nivel nacional.

En su época dorada «El Colono de Oro» tuvo la presentación de artistas de talla nacional tales como los Maestros Pedro Jota Ramos, León Cardona, Gentil Montaña, Maria Cristina Rivera, Ricardo Rondón, Juan Pablo Rodríguez, Hugo Reina, Miller Ortiz, José Luis Martínez, el gran Maestro Jorge Villamil quien conjuntamente con el Maestro Orlando Perdomo Escandón fueron jurados en varias versiones del Colono de Oro.

Orlando Perdomo es la única joya que nos queda de esa pléyade de cultores de la música andina que le dieron al Caquetá mucho de su enseñanza, en especial a los pocos artistas regionales cultores de esta música que se atrevieron a participar en concursos nacionales con excelentes presentaciones e incluso como ganadores a nivel nacional como lo hizo el mencionado Orlando Perdomo con su grupo vocal Tayarú ganador en El mono Nuñez en el festival de Pereira e incluso dos veces en El Colono de Oro del que también fue jurado.

La música andina colombiana para cuya difusión fue creado inicialmente El Colono de Oro, ha tenido poca fuerza en el departamento del Caquetá y tal como lo afirma ahora el Maestro Orlando, a diferencia de la música campesina, ha sido muy poca su difusión y los pocos artistas regionales que participan en el concurso, sólo se aprenden dos o tres canciones para participar en el departamental con el objetivo de ganar unos recursos, pero sin la intención de prepararse a cabalidad para participar con posibilidades en el concurso Nacional.

La época Dorada de la música campesina en El Colono de Oro, murió con la triste y dolorosa desaparición del Maestro y Canta-autor Simón López Carvajal, quien viniendo de la inspección de Norcasia con su grupo Fantasía Campesina, barrió como compositor y como intérprete, gracias a su prodigiosa musa y a sus originales composiciones tales como la Moda Loca, el Sapito de mi comadre, el Caqueteño, además de su prodigiosa voz y de su virtuosismo en la interpretación del requinto. Quizás en ese género musical el Caquetá no vuelve a tener un artista de la talla de Simón López y quizás con su desaparición la música campesina también está muriendo con El Colono de Oro.

Ojalá que este gobierno que tiene a la cabeza a un gobernador campesino como lo es Arnulfo Gasca Trujillo, en los próximos 3 años recupere para el Caquetá y para Colombia El Colono de Oro en sus dos modalidades, tanto en la música andina como en la música campesina; el departamento se ha visto tristemente invadido por una especie de género popular que en muchos casos no coincide con la cultura regional e incluso como sucede con alguna canciones, con un vocabulario vulgar que se ha venido imponiendo en gran parte de la región; el Caquetá como parte de la cultura del Tolima Grande no puede dejar morir a los cultores de su verdadera música popular; el maestro Duberney Pineda y el maestro Avelino Pastrana con su dueto Colombia aún no salen de nuestros corazones como tampoco sale el gran maestro Jaime Cortés quien acaba de ir bajo las garras del Covid-19; el legado de Silva y Villalba de Garzón y Collazos y de muchos grupos musicales más, aún perdura en las almas cultas de la gran mayoria de los caqueteños que están haciendo votos para que el actual gobierno le devuelva la gloria que en épocas pasadas tuvo del Festival Nacional El Colono de Oro.

Comentarios

comentar