Gobernador Arnulfo Gasca Trujillo, pisó una rama, la rama saltó impactando el ojo izquierdo. Fotografía Kamilo Ardila Zárate|

Por: Marinela Cedeño y
Edilberto Valencia

En una visita técnica a la vía Troncales-Guacamayas, de la Vereda Granada, al Norte de San Vicente del Caguán ocurrió el accidente: un soldado que caminaba por delante del gobernador Arnulfo Gasca Trujillo, pisó una rama, la rama saltó impactando el ojo izquierdo del mandatario. El accidente puso en peligro la gira que se tenía con el equipo de gobierno hacia el Norte del Caquetá.

Gobernador Arnulfo Gasca Trujillo, pisó una rama, la rama saltó impactando el ojo izquierdo. Fotografía Marinela Cedeño
Gobernador Arnulfo Gasca Trujillo, pisó una rama, la rama saltó impactando el ojo izquierdo. Fotografía Marinela Cedeño

El médico que lo examinó dictaminó que había una posible lesión de córnea, lo cual ponía en peligro el ojo en caso de que el mandatario no acudiera a una atención especializada a tiempo. Sin pensarlo mucho, Gasca Trujillo le dijo al galeno: Toda la gente que me está esperando es campesina como yo, todos confían en mí y no puedo quedarles mal como siempre les ha pasado; tápeme el ojo y continuemos la gira.

ARNULFO GASCA SE REUNIÓ CON INTEGRANTES DEL ETCR DE MIRAVALLE. Fotografía: kamilo Ardila Zárate
ARNULFO GASCA SE REUNIÓ CON INTEGRANTES DEL ETCR DE MIRAVALLE. Fotografía: kamilo Ardila Zárate


Y así se hizo; los diferentes secretarios de despacho continuaron organizando sus equipos para las mesas que organizaría en las inspecciones de Guayabal y Balsillas; a las 3 de la mañana y con el ojo tapado y con un parche, el mandatario fue uno de los primeros que se levantó para poderle cumplir a los campesinos de esas inspecciones de San Vicente, quienes estaban citados temprano.

Durante 2 días con la visible molestia en el ojo, Gasca Trujillo presidió reuniones, dialogó con las autoridades locales, con las juntas de acción comunal, trabajó con sus equipos hasta las 9 o 10 de la noche para ir luego a pernoctar en un único hotel de 4 habitaciones, mientras que los secretarios de despacho y sus equipos de trabajo, buscaban en fincas cercanas y en medio de un intenso frío, donde pasar la noche.

Integrantes del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Miravalle. Fotografía kamilo Ardila Zárate
Integrantes del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Miravalle. Fotografía kamilo Ardila Zárate

Los reinsertados de Miravalle fueron los primeros sorprendidos con la actitud del gobernador. Es muy valiente, es increíble lo que está haciendo, es un verdadero campesino, ante él nos quitamos el sombrero; con su apoyo si le podemos si le podremos apostar al turismo, al rafting, porque con su palabra va a ser posible la instalación de servicios públicos y buenas días para los turistas. Es el gobernante que están pidiendo a gritos los caqueteños.

Y durante dos días desde la madrugada hasta la noche, con sol y con frío a sus sesenta y más años, con un ojo en peligro el gobernador del Caquetá continuó su gira de trabajo por el Norte del departamento, mientras los lugareños se mostraban asombrados por su capacidad de trabajo, por su sentido de pertenencia con el campesino, porque hacía más de 40 años que no los visitaba un gobernante, porque la gente comprendía que Arnulfo Gasca Trujillo si era el gobernador campesino que el Caquetá estaba pidiendo a gritos para salir del atraso rural en que se encuentra.

Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Miravalle, San Vicente del Caguán. Fotografía Kamilo Ardila Zárate
Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Miravalle, San Vicente del Caguán. Fotografía Kamilo Ardila Zárate

Comentarios

comentar