Sin títulos el gobernador de Casanare es un ejemplo

Por: Romel Molina

 

Cuando me hablan de la “mejor hoja de vida” pienso en una persona como el gobernador del Casanare Alirio Barrera,  quien recibió su departamento endeudado en ciento veinticuatro mil milones de pesos por la falta de gestión de su antecesor; lo dejó saneado y con un cupo de endeudamiento de 200.000 millones de pesos.

Siendo  solo un campesino, domador de caballos y con tercer grado de bachillerato, le puso sentido común y de pertenencia a su gobierno, logrando saldar la enorme deuda que tenía el Casanare y convirtiendo a las cuatro empresas del departamento: CAPRESOCA (E.P.S), ENERCA S.A.E.S.P (Electrificadora), IFC (Instituto Financiero del Casanare) y  el Hospital que se encontraban al borde de la quiebra, en las empresas regionales más productivas del país.

Alirio Barrera sin doctorados ni especializaciones, ni magisters,  no paró ahí, reactivó la agricultura con 43 alianzas de proyectos productivos, al Hospital que era de nivel dos, lo tiene prestando servicios de nivel tres y ya está en proceso de homologación.

Además invirtió en los 19 municipios de su región y llevó el gas domiciliario a los dos más apartados en donde sus antecesores decían que “no se podía”, pero no se quedó ahí por que mejoró la seguridad, construyó una sede del SENA tipo internado (hospedaje, comida y estudio) para los jóvenes de la zona rural y urbana de escasos recursos y está en proceso de construir otra, mejoró la universidad pública volviéndola asequible para los estudiantes de escasos recursos.

Como si fuera poco, sin tantos estudios ni tantos profesionales especializados del interior del país, gestiono una sede de la Universidad nacional, igualmente le cedió un terreno a la UNAD para que construya sede propia, al igual está en gestión para facilitar la entrada de la UNIMINUTO.

Por  último está construyendo una autopista en Yopal y pavimentó toda la comuna 6 entre muchas obras más, siendo nominado como uno de los mejores gobernadores del país, dejando a su departamento con un cupo disponible de crédito de doscientos mil millones de pesos.

Como él mismo lo dice,  “administroó la gobernación como a una finca” y le funcionó, es por eso que en nuestro Caquetá solo se necesitan ganas y honestidad.

Compartir

Comentarios

comentar

6 views