“Quiero mis funerales sin flores”: Silvio Rubiano Suárez

LADY JOHANA PALACIO GAVIRIA - abogada
Politecnico gran colombiano florencia caqueta
Politecnico gran colombiano florencia caqueta

Falleció esta tarde en Florencia, el Periodista, ex Diputado, ex alcalde, ex gerente de la Fábrica de Licores del Caquetá, fundador y Director de la revista Evaluación Silvio Rubiano Suárez, ícono del periodismo en el Caquetá, autor del libro la Palabra y quien premonitoriamente el 14 de septiembre de 2010, fiel a sus principios  dijo que “quería sus funerales sin flores, sin sufragios y sin pésames”.

Florencia. Falleció esta tarde, a las 4 y 45 horas, en la clínica Mediláser de Florencia, el reconocido periodista y político conservador Silvio Rubiano Suárez, una de las mejores plumas del Caquetá, un verdadero ícono del periodismo regional y una personas conocida por sus extraordinarios valores morales, su sentido de la amistad y su perenne compromiso con el progreso y el desarrollo del Caquetá.

Nada presagiaba el fatal descenlace y una intervención quirúrgica para extirparle unos cálculos renales, no fue considerada como delicada, pero desafortunadamente el periodista falleció en medio del estupor general que produjo su deceso.

Silvio Rubiano como alcalde de Florencia, manejó con prudencia y propiedad la primera protesta social de la ciudad, que se dio por las famosas plantas checas que suministraban la energía a Florencia y que la comunidad llamaba “chuecas” por su mal estado y que produjeron una airada protesta ciudadana que el alcalde supo manejar con propiedad.

LADY JOHANA PALACIO GAVIRIA - abogada

No podemos dejar de recordar las palabras de Silvio el 14 de septiembre del 2010, cuando escribió:

“Quiero que mis funerales se realicen sin sufragios, sin flores y sin pésames, en ambiente sobrio, sin ires ni venires. Quienes gusten vincularse con ofrendas florales, lo hagan con mercados a familias vulnerables. Que haya buenos oradores. Dentro de un sencillo féretro de madera rústica, sin atuendos ostentosos, en  tierra firme, en mi natal Florencia donde he percibido la satisfacción del deber cumplido, al lograr que mis 6 hijos hoy todos sean profesionales”.

Cumpliendo sus deseos, simplemente le decimos adiós amigo, adiós “Moreno de quince”, adiós maestro de maestros, que en el cielo, en el reencuentro con tus padres  Don Ramón y Doña Esther, saques un poquito de tu tiempo para que intercedas por el gremio que vio florecer tu pluma con tus artículos, notas editoriales y crónicas. Adiós amigo, hasta el infinito, adiós.

Compartir

Comentarios

comentar

11 views