Puñalada al pulmón del mundo

Ríos como el Pescado, en la gráfica. desaparecerán. Foto Edilberto Valencia
Ríos como el Pescado, en la gráfica. desaparecerán. Foto Edilberto Valencia
LADY JOHANA PALACIO GAVIRIA - abogada
Politecnico gran colombiano florencia caqueta
Politecnico gran colombiano florencia caqueta

La sísmica que contra viento y marea comenzó en Florencia, capital del Caquetá, la empresa china Emerald Energy, en el corregimiento de San Martín, además de los municipios de Valparaíso, Morelia, y Milán al suroeste de ese departamento y Montañita y Paujil hacia el norte, es una puñalada al pulmón del mundo, a la puerta de la Amazonía colombiana.

La socialización que la multinacional trató de hacer en Florencia de la mencionada sísmica, además de otra reunión en la vereda la Tominejo del corregimiento enunciado, se encontró con la férrea oposición de los lugareños que con pruebas contundentes le demostraron a la Emerald los terribles daños que la sísmica ya ha ocacionado en municipios como San José del Fragua y San Vicente del Caguán, donde muchas fincas perdieron hasta sus nacederos de agua.

La tardía sesión que el Concejo de Florencia hizo sobre el tema en la vereda la Tominejo, no es más que un paño de agua tibia de una corporación más preocupada por la actual campaña política que por la defensa del agua y su territorio, como es su obligación; para los caqueteños lo más impotante es la defensa de su ecosistema, por encima de los intereses económicos de las multinacionales del petróleo y del gobierno nacional.

La recuperación en tiempo récord de la carretera Florencia hacia el corregimiento de San Martín hecha por la gobernación y la alcaldía,  después de muchos años de ser solicitada inútilmente por la comunidad, es un indudable apoyo a la explotación petrolera en el Caquetá, explotación que amenaza la zona hídrica más rica del país, la zona que nutre a cientos de ríos amazónicos, la cordillera Oriental entre el Caquetá y el departamento del Huila, cordillera por la cual cruza la única vía que comunica al sur del país con el interior y por la cual ya transitan los tracto camiones con el crudo que viene de San Vicente del Caguán, transporte al cual se unirá el crudo que saquen de los municipios mencionados, con el terrible peligro de accidentes en la cordillera, por la potencial contaminación de los ríos que nutren el acueducto de Florencia y los afluentes de la Amazonía colombiana.

LADY JOHANA PALACIO GAVIRIA - abogada

Si la explotación petrolera se da en Florencia y en los municipios que dependen de los grandes ríos como el Hacha, Caraño, Orteguaza, Pescado, Bodoquero, Sarabando y sus miles de afluentes, medio centenar de teas encendidas en cada pozo las 24 horas del día, contaminarán al máximo el medio ambiente, además de que asesinarán los insectos, entre esos las abejas que son las polonizadoras, y los millones de litros de agua que cada uno de esos cincuenta pozos necesita para su instalación y su funcionamiento, secará los cristalinos ríos de la región, acabando con su riqueza ictiológica, con la fauna y con la flora, llevando al Caquetá a una debacle peor que la que sufrió en la época de los caucheros cuando fueron arrasados cientos de kilómetros de selva virgen por la explotación inmisericorde de lo que a principios de siglo se llamó el oro blanco.

Y con la muerte del Orteguaza y sus afluentes, el río Caquetá también será herido de muerte y las poblaciones que viven en sus riveras como Milán, Solano, San Antonio de Jetuchá y otras, al desaparecer la navegación, la pesca y el agua para el ganado, desaparecerán; esa será una de las graves consecuencias de la puñalada que se le está dando al Caquetá con la explotación petrolera que se avecina.

Compartir

Comentarios

comentar

24 views