Paren

Paren,

Detengan la brutal carnicería,

Silencien los fusiles,

Callen la metralla,

Silencien  los tatucos

Y  las bombas asesinas,

Callen el ruido pavoroso del explosivo

Que asesina

Mutila

Y contamina.

 

El niño nunca entiende las causas de la guerra,

Solo espera el regreso de su padre,

Solo espera la caricia protectora.

 

No más sangre ni  miseria,

No más llanto en veredas y ciudades,

Que la selva no sea el nido

Donde incuben las fieras de la guerra.

 

Paren,

No más pretextos ni discursos,

No más excusas ni sentidas condolencias,

La paz no tiene espera,

Cada segundo que pase sin lograrla

Es una vida más que sin razón  trunca la guerra.

 

Paren,

Nada justifica la violencia,

Cada masacre apuñala inmisericorde los hogares,

Cada soldado asesinado es una familia envenenada,

Es un pueblo adolorido,

Un deseo de venganza desbocado.

 

Paren,

Detengan tanta felonía,

Dejen que la gente vuelva a ser dueña de la tierra,

Que el obrero vaya a sus labores,

Que el niño madrugue a la escuela,

Que  la madre acaricie sus retoños

Y el padre les prodigue  su sustento.

 

Paren,

Que Colombia no siga adolorida,

Que la firma del acuerdo sea efectiva,

Que los de arriba y los de abajo

Nos regalen la tierra prometida

En la cual todos volvamos a abrazarnos

Como en una gran familia.

 

Paren,

Permitan que cicatricen las heridas de la guerra,

Que cese la extorsión,

Que todos quieran trabajar,

Que se aclimate la paz

Y la amistad vuelva a florecer

En los jardines de todos.

 

Paren,

Dejen que el perdón

Haga nido en las almas ofendidas

Y de las cenizas salga

Esa generación de paz

Que por fin nos lleve a la tierra prometida.

You may also like...