Nuevo pozo petrolero a punto de explotar en Santander

Según informaciones llegadas a este medio a través de la profesora Mercedes Mejía, integrante de la Mesa Departamental por la Defensa del Agua y el Territorio y por informaciones publicadas en el periódico Vanguardia de Santander, se conoce que Ecopetrol anunció el peligro que representa un nuevo pozo a pocos metros del pozo 158 que explotó el pasado 3 de Marzo produciendo una emergencia ambiental sin precedentes en el país; el mencionado pozo está ubicado también en el corregimiento la Lizama, se denomina Lizama Norte 1P, o Pozo quemado, situación que obligó a Ecopetrol a reubicar de forma preventiva a 25 familias ubicadas a sus alrededores y a 68 estudiantes y profesores de la escuela la Lizama II.

 

La amarga experiencia que le dejó a Ecopetrol el estallido del pozo 158 en el corregimiento la Lizama el pasado 03 de marzo, estallido que produjo una gigantesca contaminación de petróleo, gas y lodo en ríos y quebradas cercanas a Barrancabermeja, incluyendo el río Sogamoso, obligó a la empresa a tomar medidas preventivas con otro pozo ubicado a 500 metros del anterior, también en el corregimiento la Lizama, del municipio de San Vicente de Chucurí en Santander, el cual está a punto de estallar, situación que obligó a la empresa a prender las alarmas, reubicar a 25 familias que están a sus alrededores, lo mismo que a 68 estudiantes de una escuela con sus profesores y a iniciar traslado de maquinaria y equipos especiales para controlar la potencial emergencia, situación que también se podría presentar en el Caquetá, de permitirse que las multinacionales del petróleo sigan su trabajo extractivista en la región.

Ecopetrol ya inició tareas tendientes a averiguar si existe toxicidad en el tejido de los peces de las quebradas aledañas la Cascajera, Riosucio, Cayumba y la Playa, para lo cual inició trabajos en el laboratorio de Piedecuesta en Santander, que tiene los equipos necesarios para determinar la cantidad de petróleo que hayan recibido los peces.

Esta situación que se está presentando en ese departamento, podría ser muchísimo más grave si se presenta en los municipios del Caquetá en los cuales la Emerald Energy ha solicitado licencia ambiental para iniciar la instalación de 5 plataformas multipozo; un derrame en ese sentido, en Morelia, Valparaíso o Milán, podría afectar gravemente cualquiera de las fuentes de agua aledañas, llámense Bodoquero, Sarabando, Pescado, etc, afectando gravemente ríos como el Orteguaza, el Caquetá, incluso el Amazonas, atacando el corazón del pulmón del mundo y la última reserva de agua del planeta.

En el Departamento del Caquetá aún no existen pozos abandonados que puedan explotar como sucede en Santander que lleva alrededor de 100 años de explotación petrolera, según nos dice nuestra colaboradora la profesora Mercedes Mejía de la Mesa Departamental por la Defensa del Agua y el territorio, pero de permitirse tal explotación, es muy posible que la región tenga el mismo problema en años venideros.

Y es importante aclarar que el pozo que está potencialmente a punto de explotar en Santander, muy posiblemente se debe a la construcción de la represa de Hidrosogamoso que sin estudios técnicos ambientales precisos, podría estar ejerciendo presión sobre los pozos abandonados.

A ese respecto los caqueteños tenemos la última palabra.

Compartir

Comentarios

comentar

3 views