Las petroleras se nos metieron al rancho

La debacle que tantas veces vaticinamos por este medio, ya llegó al Caquetá; una muestra contundente fue el ataque esta mañana del Esmad contra la población civil de Sabaleta, jurisdicción del municipio de San José del Fragua, ataque que obedecía a la orden de despejar la vía porque los ciudadanos no permitían el paso de las pesadas tractomulas con maquinaria de las petroleras que iban hacia el Cauca destruyendo la vía y las volquetas que desde Piamonte, en ese departamento, llegan hasta Florencia para depositar en el basurero San Juan del Barro, el material contaminado que extraen de la tierra.

La multinacional Gran Tierra Energy, que opera en el Cauca, tomó las frágiles vías del Caquetá para transportar su maquinaria, los desechos contaminados, e incluso el crudo, poniendo en peligro no solo la vía sino las hermosas corrientes de agua de los ríos Fraguita, Sabaleta, Yurayaco y Fragua Chorroso.

Con el estruendo del Smada a las cinco de la mañana lanzando gases a diestra y siniestra sin importar la presencia de niños y ancianos en las viviendas, una frase se volvió viral entre la gente:

“las petroleras se nos metieron al rancho”.

El Caquetá, Puerta de la Amazonía colombiana, hace varios años que estaba en la mira de las petroleras y a pesar de la férrea oposición de las comunidades, el gobierno a la fuerza quiere explotar los recursos naturales afectando terriblemente lo más precioso de la región: el agua.

Ya salieron a la venta tres bloques petroleros que afectan directamente a San José del Fragua, Curillo, Doncello, el Paujil, Montañita, Puerto Rico, San Vicente del Caguán y Cartagena del Chairá; las petroleras se nos metieron al rancho y los caqueteños, aparte de los campesinos, no hacemos nada para evitarlo.

Compartir

Comentarios

comentar

3 views