La política estigma de los caqueteños

Politecnico gran colombiano florencia caqueta
Politecnico gran colombiano florencia caqueta

El reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia que condena al gobernador del Caquetá a 90 meses de prisión, se suma a una cadena de sucesos deplorables, tales como el asesinato de dos gobernadores en ejercicio, la destitución del ex gobernador del MIRA Víctor Isidro Ramírez, tres parlamentarios en ejercicio y alcaldes y ex alcaldes de los diferentes municipios del departamento asesinados, con lo cual la política se ha convertido en un verdadero estigma para los caqueteños.

El gobernador Jesús Àngel González Arias fue asesinado cuando hacía gestiones ante las Farc para rescatar al parlamentario Rodrigo Turbay Cote, posteriormente asesinado, lo mismo que su hermano Diego cuando era Presidente de la Comisión de Paz de la Cámara de Representantes.

El congresista de la UP Henry Millán también fue asesinado y el último caso que se presentò fue el del gobernador Luis Francisco Cuéllar, degollado por la guerrilla de las Farc cuando el ejército trataba de rescatarlo después de haber sido secuestrado en un cruento operativo en Florencia.

El caso del actual gobernador Àlvaro Pacheco Álvarez tiene conmocionada a la opinión pública, toda vez que el mandatario, dueño de un impresionante carisma, tiene gran ascendencia entre las comunidades que lo consideran como su líder natural y que valoran su gestión, tanto como gobernador como ex alcalde de Florencia.

Todos estos hechos hablan a las claras de una especie de estigma político que viven los caqueteños, quienes a la hora de las elecciones siempre se encuentran con acusaciones de un lado y del otro contra los aspirantes a cargos de elección popular, diferencias que poco a poco van polarizando a la población generando controversias que en nada favorecen el progreso regional.

Al cierre de la presente nota desconocemos las gestiones que estè haciendo el gobernador Pacheco Álvarez para evitar su detención, pero lo que si sabemos es que de concretarse de forma defitiva la sentencia, el Caquetá pierde un gran líder y ese estigma del cual hablamos, continúa encallado en el alma política de los caqueteños.

Compartir

Comentarios

comentar

3 views