La encrucijada del Caguán

LADY JOHANA PALACIO GAVIRIA - abogada
Politecnico gran colombiano florencia caqueta
Politecnico gran colombiano florencia caqueta

El municipio de San Vicente del Caguán en el Caquetá vive una difícil encrucijada: aparte de su lucha contra la estigmatización mundial que le produjo el haber sido designado como Zona de distención en el gobierno de Andrés Pastrana, de ser considerado aún como una zona guerrillera con la presencia de disidencias de las Farc, ahora vive otro calvario que se inició con la gigantesca operación que comenzó el pasado 25 de octubre por órdenes de la Fiscalía, con efectivos de la misma Fiscalía, el Ejército, la Fuerza Aérea, la Policía y funcionarios de Parques Nacionales, con el supuesto objetivo de recuperar el parque nacional los Picachos invadido por la ganadería extensiva, como argumentan los funcionarios oficiales y con el supuesto fin de sacar a la comunidad para facilitar el paso de el oleoducto “Tapir”, que sacaría el petróleo de la cuenca Caguán Putumayo, como argumentan algunos de los afectados por el mencionado operativo.

 

Aunque parezca increíble, a pesar de las terribles dificultades que le ha tocado afrontar al ser uno de los más feroces epicentos de la guerra contra las Farc, de haber sido como ya dijimos la zona de distención para los diálogos con las Farc, San Vicente del Caguán es un polo de riqueza extraordinario, principalmente riqueza ganadera, que surte de carne, leche y queso no solo al Caquetá sino a gran parte del país, generando empresa y micro empresas que son el sustento de cientos de familias tanto  en el Caquetá como en el resto de país.

 

De ahí la férrea resistencia de los campesinos que resultaron afectados con el operativo de la Fiscalía que busca recuperar el parque natural  los Picachos, sin una socialización previa y oportuna, lo que generó la natural protesta y las confrontaciones con la fuerza pública, hechos que fueron incentivados por la alarma que se propagó en las redes sociales, con vídeos mostrando la detención de cinco ganaderos, los excesos de la fuerza pública utilizando gases donde habían menores y adultos mayores, arrojando las motocicletas de los campesinos a los zanjones y quebradas, produciendo daños en los establos y dejando alrededor de 40 becerros sin sus madres al cuidado de las familias afectadas que por todos los medios trataban de calmarles el hambre y con alrededor de 600 reses decomisadas, llevadas a San Vicente y estacionadas en los camiones  por alrededor de cuatro días.

 

La versión de la Fiscalía sobre el objetivo del operativo de recuperar el parque los Picachos que viene siendo deforestado, una realidad que todo el mundo en la región reconoce, contrasta con las aseveraciones de los lugareños que dicen que sus predios han sido por decirlo así de cierto modo legalizados, porque la colonización fue incentivada con créditos y la asistencia técnica del ICA con vacunación anual contra la fiebre aftosa, es otro hecho que consideran como una legalización de los mismos.

LADY JOHANA PALACIO GAVIRIA - abogada

 

Los resultados de la audiencia de legalización de capturas e imputación de cargos, que dejó en libertad a cuatro de los cinco detenidos con la restricción de no poder volver a los Picachos y la detención preventiva de uno de ellos por supuesta reincidencia en el daño ecológico del lugar, no llenó las expectativas de los campesinos que buscan un reconocimiento a su trabajo de muchos años, con reubicación o indemnización del valor de sus predios, trabajo que representa el único sostén para alrededor de 2500 familias de la región.

 

Y mientras tanto el descontento continúa, las convocatorias a marchas de protesta son el pan de cada día en San Vicente del Caguán, muchos aplauden que por fin se inicie en serio una batalla contra la deforestación que está acabando con la Amazonía, en especial en los parques naturales, mientras otros dicen que todo no es más que una cortina de humo que tiene como objetivo alejar a los campesinos del lugar para poder instalar en los Picachos un oleoducto denominado Tapir, que sacaría el petróleo de la cuenca del Caguán; una verdadera encrucijada que padecen los sanvicentunos, un pueblo trabajador como el que más que durante décadas ha tenido que soportar las inclemencias de la problemática social que ha vivido Colombia en los últimos 50 años.

Compartir

Comentarios

comentar

3 views