El ecocidio de Hidroituango claro ejemplo para el Caquetá

FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ
FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ
LADY JOHANA PALACIO GAVIRIA - abogada
Politecnico gran colombiano florencia caqueta
Politecnico gran colombiano florencia caqueta

Miles de peces agonizando en pequeñas bolsas de agua y lodo, cientos de pescadores tratando de salvarlos, son la primera radiografía de las funestas consecuencias que se están presentando aguas abajo de la represa de Ituango que interrumpió el caudal normal del río Cauca afectando cerca de 180 municipios en 7 departamentos, algo que necesariamente sucederá en el Caquetá de implementarse las 10 represas que se tienen proyectadas, con la disculpa de la urgente necesidad de generar energía pero la verdad, por la voracidad de los inversionistas que quieren convertir un paraíso ecológico en un ecocidio monumental, nada más ninada menos que en la puerta de entrada de la Amazonía colombiana.

Florencia. Las continuas emergencias que se vienen presentando en Hidroituango, una represa proyectada para generar el 10% de la energía que necesita Colombia según lo pregonan sus defensores, las continuas emergencias repito, son un claro presagio de lo que podría suceder si esa monumental obra colapsa, o si colapsa el macizo rocoso donde fue construida: una tragedia monumental que afectaría a cientos de poblaciones ribereñas, dejando en la calle a miles y miles de familias desde Puerto Valdivia en Antioquia, hasta Bocas de Ceniza en el Atlántico.

El río Cauca es el segundo más grande de Colombia; nace en el macizo colombiano, recorre 7 departamentos y le da vida a 180 municipios en los cuales, muchas personas viven permanentemente u ocasionalmente de la pesca artesanal; el solo hecho de haberlo encajonado, interrumpió la cadena de vida de los miles y miles de peces que suben hasta sus orígenes a desovar, con lo cual se estrangularon las especies que le sirven de alimento a las poblaciones ribereñas: el bocachico, la dorada, el sábalo, el bagre, la curvinata, en fin, todas estas especies, con la construcción de la represa están en grave peligro.

A esto se suman los cientos, miles de aves que viven de lo que les suministra el río, decenas de especies, aves, mamíferos y reptiles, un verdadero ecocidio que de repetirse en los ríos del Caquetá, produciría un ecocidio monumental que afectaría gravemente el equilibrio de la Amazonía colombiana.

LADY JOHANA PALACIO GAVIRIA - abogada

De concretarse los proyectos para la construcción de hidroeléctricas en los ríos San Pedro, Orteguaza, Caquetá y otros que conforman  la red hídrica  de la Amazonía, el departamento dejaría de ser una potencia ecoturística para convertirse en la tumba de cientos de especies, en la tumba de cientos de corrientes de agua, en un ecocidio monumental producto de la voracidad de los inversionistas que afanosamente buscan incrementar de manera exponencial sus capitales, sin importarles lo más mínimo el daño que puedan hacer; tienen empleados expertos en maquillar los proyectos presentándolos como necesarios y como indispensables para el progreso de las regiones, cuando por lo general, como sucede en Hidroituango, el daño que producen no compensa las migajas que las grandes compañías le dejan a las regiones afectadas.

El Caquetá le está apuntando al ecoturismo que sin lugar a dudas es el camino para un verdadero progreso en la región; la minería a cielo abierto, ilegal o no, la explotación petrolera, la construcción de hidroeléctricas  y todo aquello que atente contra sus enormes riquezas naturales, debe se rechazado perentoriamente por las comunidades si se quiere preservar el agua que es la vida. Hidroituango es el ejemplo que se tiene y el Caquetá tiene que ser conciente de ello.

Compartir

Comentarios

comentar

3 views