Educación virtual en el Caquetá

Educación virtual en el Caquetá - Corporación Unificada Nacional de Educación Superior CUN
Educación virtual en el Caquetá - Corporación Unificada Nacional de Educación Superior CUN
Por: Marlio Daniel Perdomo Quevedo, Magister en Ciencias de la Educación y John Jairo Silva Munar, Especialista en proyectos de telecomunicaciones. Docentes de la Corporación Unificada Nacional CUN.

 Cada vez son más los jóvenes que a pesar de residir en zonas rurales en el departamento de Caquetá en el sur de Colombia, admiten que la educación superior es una imperiosa necesidad para cumplir sus sueños de un trabajo que garantice estabilidad económica para ellos y sus familias, pues ven que el hecho de formarse día a día y el estar actualizados bajo las diferentes dinámicas sociales que se presentan, les permite generar un importante desarrollo rural.

Las dinámicas laborales han cambiado y con el giro de era también han permutado las competencias que requieren las empresas en sus trabajadores, es por ello, que obtener un título de bachiller se ha convertido en solo un peldaño más, de un sistema educativo que propende por la formación continua como requisito fundamental para no caer en el rezago u olvido del mercado laboral.

 Es que el avance es tan vertiginoso a nivel científico y tecnológico, que lastimosamente para las nuevas generaciones es que el hecho de obtener un título de pregrado universitario, es un paso más de la vida profesional. Actualmente debes estar en constante preparación, actualización y avance académico; ojala culminar los estudios de Doctorado, de tal manera que garanticen un cierto grado de investigación para la región y el país en general.

Reconocer la importancia de la educación superior es un primer paso, indicar que como lo menciona (Arango, 2004), la educación superior cumple un papel estratégico en el proyecto de desarrollo económico, social y político en el que está comprometido el país… al mismo tiempo, existen graves problemas en la educación superior –en particular en Colombia–, relacionados con una cobertura insuficiente, una calidad muy desigual de las instituciones y de los programas o contenidos académicos, y una exigua racionalidad de la oferta que, en esas condiciones, se orienta más por la rentabilidad de las formaciones ofrecidas que por las necesidades sociales.

 Esto último sí ha hecho daño en la educación básica, media, secundaria y superior, pues los centros educativos en general y sobre todo los privados, están 100% enfocados en el factor económico, descuidando ampliamente el indicador formativo; por ejemplo, instituciones de educación superior en el departamento de Caquetá, han descuidado la parte educativa en procedimientos tales como: servicio y atención al estudiante, solución de problemas a los procesos educativos, equivocados procedimientos, fallas en el sistema, entre muchas otras. Cosas como estas, hacen que el estudiante se vea generosamente perjudicado en cuanto a la calidad educativa que está recibiendo.

En este sentido, las universidades están llamadas a ejercer mayor liderazgo, compromiso, dedicación, aplicando herramientas esenciales para que los individuos, primero accedan a la educación a pesar de la distancia y segundo, adquirir las habilidades que impulsen el crecimiento y desarrollo que el país requiere.

 Esto es uno de los factores que debieran tener en cuenta todos los centros de formación académica; no es solo emitir profesionales o académicos a una región o sociedad en general, sino que primero tenemos que preguntarnos: ¿Qué tipo de académicos están saliendo del aula de clase? ¿Qué impacto están generando a nivel regional, nacional e internacional? Ahí es el punto que deben atacar por ejemplo las instituciones de educación superior, asegurar que el profesional egresado si aporte a una región que tanto lo necesita y principalmente en el departamento de Caquetá.

Hoy en día se escucha comúnmente que la variable desempleo es cada vez mayor, y es que para ser sincero y realista, la calidad del profesional saliente del aula de clase es aceptable, y no precisamente porque ha estudiado en el departamento de Caquetá, sino porque no hay voluntad de surgimiento, desarrollo, innovación y claro, las instituciones también tienen que ver en esto. A nivel Europeo consideran que la metodología con mayor calidad educativa es aquella que se enfoca en los indicadores de casos prácticos y trabajo colaborativo. ¿En Colombia hasta qué punto se aplica?, o mejor aún, ¿En el Caquetá se aplica? Bueno, es cierto que la realidad y los enfoques económicos, sociales y culturales son distintos, pero es algo para pensar y ver de qué manera lo aplicamos en la academia e ir en busca de la verdadera calidad educativa.

 Es por ello que la educación virtual se ha convertido en una opción que se ajusta a las necesidades de muchos colombianos residentes en zonas rurales que por obvias razones se dificulta su desplazamiento; sin embargo, aún existen serios obstáculos que impiden el desarrollo normal de las actividades académicas bajo esta modalidad, destacándose entre ellos, la deficiencia en la conectividad y la falta de cultura o visión de futuro como se ha denominado en el presente documento.

Lograr avanzar en materia educativa en la región es una necesidad,  Caquetá ha sido durante muchos años zona de conflicto armado y hoy el fin  de este proceso con las Farc y otros grupos armados al margen de la ley, es una realidad que no se debe desconocer. La región requiere cada vez más profesionales idóneos que trabajen en los escenarios de posconflicto, individuos que guíen a las nuevas generaciones a cambiar los paradigmas de pobreza y violencia que por mucho tiempo se han adherido a las mentes de sus ciudadanos, profesionales que inviten a invertir en sus tierras, crear empresa y especialmente, la consolidación de la industria del sur del país, principalmente en el departamento de Caquetá.

 Para ello, la educación cumple un papel fundamental y la educación virtual es la mejor opción, siempre y cuando, se reconozca que los procesos educativos virtuales son una responsabilidad personal que exige mayor compromiso, dedicación y trabajo práctico; por tanto, la calidad académica no solo depende del nombre o renombre de las Instituciones; la Universidad la conforman diversidad de elementos, pero es el educando quien finalmente con su accionar en el mercado laboral,  creará un referente de calidad. Si los futuros profesionales o académicos, no se ponen la camiseta y se enfocan a aprender, practicar y a ser los verdaderos profesionales que la región necesita, estamos mal. Son estos los que pueden realizar el cambio al nublado panorama que tiene el Departamento en cuanto al desarrollo económico, social, educativo, turístico y empresarial en su enfoque general.

Compartir

Comentarios

comentar

2 views