Aterradoras caravanas de la muerte en el Caquetá

foto: Lente Regional
LADY JOHANA PALACIO GAVIRIA - abogada
Politecnico gran colombiano florencia caqueta
Politecnico gran colombiano florencia caqueta

En algunos municipios del Caquetá, principalmente en Florencia y San José del Fragua, se vienen presentando caravanas de motociclistas que con el pretexto del inicio de las fiestas navideñas, se toman las vías y convierten a esas localidades en verdaderos aquelarres en donde la gente tiene que esconderse para evitar verse impregnado de ríos de aserrín, (que proviene de la madera), harina, agua, aceite e incluso miel de purga como se utiliza en algunos municipios del Departamento.

En Florencia la última caravana fue aterradora, cientos de motociclistas se tomaron las calles de la ciudad, arrojando agua y aserrín a diestra y siniestra, con sus vehículos despojados de silenciador produciendo un ruido ensordecedor, consumiento aguardiente mientras se conduce, llevando dos y hasta tres personas como parrilleros, incluyendo niños y bebés de brazos, en algunos sitios atracando la gente para poder conseguir con qué comprar más licor y posiblemente otras cosas más fuertes, con la policía obligada a arrojar gases lagrimógenos en algunos sectores para tratar de controlar el vandalismo, con las terribles consecuencias que eso trae en zonas residenciales donde hay niños y adultos mayores.

Ya es tiempo de terminar con estas prácticas vandálicas que tanto daño le producen a la ciudadanía, que tan gravemente afectan el orden público; no podemos seguir culpando de estos atropellos a las autoridades civiles o de policía, al alcalde o al comandante porque esto no es más que irresponsabilidad ciudadana; cómo es posible que los padres de familia pongan en peligro a sus propios niños llevándolos como parrilleros, incluso niños de brazos en medio del padre y la madre tomando aguardiente, gritando como locos, arrojando aserrín y maicena; eso no es culpa del alcalde o de la policía, eso viene desde el seno de muchas familias en donde el desorden, el caos y la anarquía son el pan de cada día.

Es cierto que las autoridades tienen que tomar medidas mucho más fuertes para proteger a los ciudadanos, pero también es cierto que los mismos ciudadanos tenemos que pensar en la forma cómo vamos a contribuir para evitar que estas aterradoras caravanas de la muerte continúen sembrando el terror en las comunidades; si bien es cierto que el uso de la pólvora está felizmente olvidado gracias al esfuerzo de las últimas administraciones, evitando que la tragedia enlute a los hogares en la época decembrina,  también lo es que se necesitan medidas urgentes para frenar en seco la práctica salvaje de las caravanas enloquecidas, si no queremos que alguien de los nuestros se vea involucrado en un penoso accidente que  lo pueda afectar, incluso de por vida.

LADY JOHANA PALACIO GAVIRIA - abogada

No más caravanas de la muerte; padres y madres de familia: no permitan que sus hijos continúen con esta práctica terrible, no se presten para estos aquelarres, no presten sus vehículos, no salgan a las mismas y menos con sus hijos en las motos, no dejen que esos vehículos sean despojados del silenciador para producir más ruido y ante todo, no sean irresponsablemente locos; padres de familia, piensen por un momento que la vida de ustedes y de sus hijos es única y no es reversible; la alegría no se puede confundir con la locura, la alegría es estar en familia y compartir con los suyos en un ambiente sano y seguro en donde la felicidad haga nido para la tranquilidad de todos.

Compartir

Comentarios

comentar

7 views